La conciliación de la Medicación al alta hospitalaria mejora la seguridad de los pacientes durante las  transiciones asistenciales o traslados de pacientes entre diferentes servicios o ámbitos,  es una  práctica segura que mejorar la comunicación y contribuye a la disminución de incidentes de seguridad, garantizando que el paciente recibe en cada momento la medicación correcta a lo largo de toda su asistencia.

La Estrategia de Seguridad del Paciente 2015-2020 del SNS recoge entre sus objetivos fomentar  prácticas para el uso seguro de los medicamentos  y la Estrategia de Cronicidad del SNS recoge la necesidad de establecer prácticas de conciliación de la medicación durante las transiciones asistenciales, especialmente en pacientes crónicos polimedicados, por ello se ha considerado  conveniente identificar la evidencia científica disponible y establecer recomendaciones dirigidas a establecer  un proceso estructurado y multidisciplinar, que implica tanto a los profesionales sanitarios como a los pacientes y sus familiares o cuidadores, para lograr que la información que se transmite sobre la medicación al alta hospitalaria  sea precisa y completa.

Volver arriba